21 de septiembre de 2011

Blah.

Nunca he sido buena enfrentando estas cosas, siempre tardo mucho en convencerme a mí misma de lo que de verdad está pasando.
De repente, verte en fotos me resulta extraño.


Te tenía rencor por haberme hecho sentir tan mal junto con esas otras personas, porque de alguna forma contribuiste a que fuera la niñita insegura, penosa, tímida, la que no decía nada. 
La miedosa.


Estoy segura de que jamás pensaste que influirías tanto y me convertirías en alguien así, y aunque no conocía en realidad tus intenciones, (o tal vez ni siquiera existían intenciones) sé que en esos momentos sólo estabas siendo una chica un poco perra que sentía poder al hacer sentir mal a los demás.


Seguramente me veo muy infantil al escribirte sobre algo que fue hace años, y probablemente soy doblemente infantil al mantener mis actitudes, inseguridades y personalidad de hace tantos tiempo. Aún así, lo estoy haciendo.



Nunca he sido buena enfrentando estas cosas, siempre tardo mucho en convencerme a mí misma de lo que de verdad está pasando.
De repente, verte en fotos me resulta extraño.



Es triste que te tuve un rencor oculto todo este tiempo. Es más triste que hasta ahora te perdono.
Lo más triste, es que ahora estás muerta.

1 comentario:

Mandarina dijo...

¿Soy mala persona si sigo deseando la muerte de algunas tipas y que, muy probablemente, no las perdonaré hasta que de verdad se cumpla mi deseo?

Escribes muy bien, Paola. :)